Características de un Producto Mínimo Viable

Características de un Producto Mínimo Viable

Comparte este post
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

Algunos posts atrás, explicamos como un MVP es la principal herramienta para poner a prueba las hipótesis de nuestro modelo de negocio. Éste debe representar, en esencia y apariencia, nuestra propuesta de valor y, debe recoger desde las hipótesis de problema-solución, hasta las hipótesis de producto-mercado.

Pero sin duda, un MVP nos va a ayudar a encontrar el ajuste producto-mercado de nuestro modelo de negocio.

En mucho sitios encontramos definiciones de Producto Mínimo Viable que nos pueden dar la impresión de que cualquier cosa vale. La realidad es que esto no es, para nada, cierto. Si atendemos a los Popes del emprendimiento, encontramos definiciones como:

A Minimum Viable Product is the smallest thing you can build that delivers customer value (and as a bonus captures some of that value back i.e. gets you paid). - Ash Maurya Clic para tuitear
  • A Minimum Viable Product is the smallest thing you can build that delivers customer value (and as a bonus captures some of that value back i.e. gets you paid). – Ash Maurya
  • En desarrollo de producto, el producto viable mínimo (MVP, del inglés Minimum Viable Product) es un producto con suficientes características para satisfacer a los clientes iniciales, y proporcionar retroalimentación para el desarrollo futuro. Algunos expertos sugieren que en B2B un MVP también significa vendible: “no es un MVP hasta que lo vendes. Viable te significa que lo puedes vender” – Wikipedia
  • [Un MVP] es la versión de tu producto que te permite recoger la máxima información de aprendizaje validado sobre tus clientes con el menor esfuerzo – Eric Ries
Un MVP es una representación de tu Propuesta de Valor. Debe estar diseñado de tal forma que permita validar una o más hipótesis de tu modelo de negocio o propuesta de valor. - Strategyzer Clic para tuitear

Es decir, no se trata de una versión de nuestro producto con características limitadas. Normalmente, MVP se asocia a algo “barato” de producir. Nada más allá de la realidad, a veces, un MVP puede costar millones de Euros. Eso sí, tiene que poder representar nuestra Propuesta de Valor con el mínimo esfuerzo, tanto económico como personal.

Es fundamental que un MVP recoja cuatro aspectos fundamentales para que pueda aportar valor a un cliente: debe ser funcional, viable, usable y además, tiene que generar un determinado sentimiento de placer cuando los usuarios lo utilizan <link al libro>, al fin y al cabo estás resolviendo sus pains y eso ha de ser placentero.

Un MVP Ha de Ser Funcional

Un Producto Mínimo Viable debe contener las características mínimas, entendiendo por características las funcionalidades, para poner a prueba nuestras hipótesis sobre el modelo de negocio y la propuesta de valor. Es por eso que ha de ser funcional es decir, debe comportarse tal y como, según nuestras hipótesis, queremos que el cliente lo use. Si nada, no aportará valor al cliente y dejará de usarlo.

Con un producto funcional es cuando vamos a tener un feedback “limpio” de nuestros clientes. Los mockups, son también MVP pero sirven más para obtener información cualitativa de un grupo muy reducido de usuarios.

Un Producto Mínimo Viable debe contener el conjunto mínimo de funcionalidades cuyas hipótesis queremos validar Clic para tuitear

Por otra parte, un MVP debe tener el conjunto mínimo de funcionalidades cuyas hipótesis queremos validar. En muchísimas ocasiones, esto se entiende como que podemos poner funcionalidades incompletas, lo cual deriva en falta de valor para el cliente.

Un MVP Ha de Ser Viable

La viabilidad de un modelo de negocio la dan los ingresos. Y no sólo los ingresos: si los costes de implementación de nuestro modelo de negocio son mayores que nuestros ingresos, nuestro modelo no es viable. ¿Seguro? Bien, depende de la etapa en la que nos encontremos. Es muy probable que nuestros MVP no sean viables porque tienen muchas ineficiencias y existe mucha manualidad. Pero bien es cierto que tenemos que tener claro que sí pueden ser viables en la implementación definitiva (si las hipótesis que defienden quedan validadas).

Un Producto Mínimo Viable debe ser económicamente viable o tener visos de que su implementación final lo es Clic para tuitear

Imaginémonos un Producto Mínimo Viable basado en un concierge, desde luego, no es lo más eficiente del mundo en costes ya que tareas que podrían automatizarse se están haciendo de forma manual. Lo que está claro es que detrás hay un ánimo de automatizar la implementación del servicio, hay visos de viabilidad y es ese el horizonte en el que nos debemos centrar: quizá nuestro MVP no sea todo lo económicamente viable que nos gustaría, pero tenemos que tener claro que la implementación definitiva del MVP sí lo sea.

Un MVP Ha de Ser Usable

Un error muy común es pensar (o implementar) que un Producto Mínimo Viable no debe ser usado. Tras este error se esconde una trampa peligrosa: si nuestro MVP contiene una propuesta de valor atractiva para los usuarios, que resuelve sus pains de la mejor forma, pero la usabilidad del producto es nefasta, los usuarios pueden rechazar el MVP y extraer las conclusiones inapropiadas. Podemos tener un gran producto que la gente esté dispuesta a pagar por usarlo y dar al traste con él por no haber cuidado el aspecto de usabilidad.

Un Producto Mínimo. Viable debe ser usable para no extraer conclusiones erróneas sobre tu Propuesta de Valor Clic para tuitear

Como indica Dan Olsen en su libro The Lean Product Playbook, la mejor manera de ajustar la usabilidad de tu producto, antes de sacarlo a la luz, es a través de pequeños grupos de usuarios que utilicen dicha versión y expongan su feedback a través de sesiones dirigidas. Esto no es ni más ni menos de realizar un Desarrollo de Clientes cualitativo, ya que los usuarios nos explican los porqués de cómo usan la herramienta y qué han percibido. Para conseguir pequeños grupos reducidos no es necesario meterlos a todos en una sala como indica Olsen (que también ayuda, y mucho) si no fraccionar el tráfico a tu sitio web (si es un producto online) mostrando sólo a un porcentaje de tus visitas la nueva versión y midiendo todo lo medible, o entregar una actualización de tu producto a algunos clientes y obtener sus impresiones más tarde.

Un MVP Debe Generar Satisfacción en su Uso

Finalmente, y no por ello menos importante: la satisfacción o placer (aunque parezca bizarro) que pueda generarnos el uso de un producto.

Seamos sinceros, cuando usamos un producto es porque nos genera cierta satisfacción en su uso que viene derivada de los pains y los gains que está cubriendo. Si el uso de un producto nos genera rechazo bien porque los pain relievers o los gain generators que define no son los adecuados, a pesar de cubrir los correspondientes pains y gains, terminaremos por no usarlo y extraeremos, nuevamente, las conclusiones erróneas.

Un Producto Mínimo Viable debe generar cierta satisfacción y placer cuando lo usamos ya que está cubriendo de manera adecuada nuestros pains y gains. Clic para tuitear

Todo lo anterior, no exime de que, aún así, tu Producto Mínimo Viable sea algo embarazoso para tí ya que, según los gurús, no sería un Producto Mínimo Viable. Si nuestro MVP no nos da vergüenza exponerlo ante los clientes, es que ya no es un MVP, es casi un producto terminado.

¿Qué características creéis vosotros que debe tener un MVP? ¿Estáis de acuerdo con lo anterior? Contádnoslos en los comentarios. Y ya sabéis, si no os queréis perder ninguno de los post, suscribíos y os notificaremos cada vez que tengamos nuevas publicaciones con información para ayudarte en tu aventura emprendedora.


Comparte este post
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.